Cómo conocí su final

Internet nos ha dado acceso a tal cantidad de información que somos incapaces de asimilarla. Es imposible. Imaginaos el percal cuando se trata de un puñado de frikis hablando de su serie preferida, una auténtica jaula de grillos en el que cada uno suelta su opinión, mientras los demás hacen lo propio mientras al mismo tiempo se dedican a atacar o defender con auténtica pasión talibana las opiniones ajenas. La sola idea de buscar orden en este caos me da dolor de cabeza…Pero la cuestión es que dentro de este caos existe un equilibrio, tal vez un vestigio evolutivo en el que al final algunas opiniones logran hacerse destacar entre tanto batiburrillo y desorden de ideas. Y esto es algo con lo que los guionistas de antaño no contaban, la posibilidad de que la gente desarrolle por sí misma la historia que tratas de contar, y que en muchos casos lo haga mejor que tú. Hablamos del que es el intrusismo laboral del siglo XXI y que gracias a internet se ha convertido en la peor pesadilla de cualquier guionista de serie de éxito. Menos mal que afrontan la presión con aplomo y saber estar:

El primer caso que recuerdo de algo así fue con Perdidos, auténtico fenómeno de masas. Los mismos fans que seguían con fe religiosa esta serie también suponían un reto para los guionistas porque después de cada episodio emitido, los seguidores, aparte de comentar si el capítulo había sido de su agrado, daban rienda suelta a su imaginación y teorizaban sobre qué camino tomaría la serie, qué ocurriría con según que personajes o mismamente cómo iba a terminar todo aquello. La misma base de fans que aseguraban el éxito de la serie también suponían un auténtico grano en el culo para los guionistas con sus teorías y elucubraciones, que en ocasiones eran mejores que las ideas originales. ¿Cómo afrontar todo aquello?, ¿cómo se puede sorprender a una audiencia que constantemente trata de anticiparse a tus ideas? Existen maneras de hacer lo inesperado, aunque no siempre sale bien.

(ALERTA DE DESTRIPE ARGUMENTAL!!: SOLO ENTRAR SI YA HAS VISTO PERDIDOS Y SHERLOCK O NO TE INTERESA SABERTE EL FINAL DE AMBOS)

“CUIDAOOOOO!!!!”

Carlton Cuse y Damon Lindelof se salieron por la tangente con el final de Perdidos. Decidieron dar, citándolos textualmente, “un final a los personajes”, dejando sin despejar muchas incógnitas sobre la isla. Es una manera de darle un final a la serie, sin mojarse demasiado y dejando a los fans entre el ansia por querer más explicaciones tras años de teorizar y el descontento que ello causó a muchos. Perdidos llevó su secretismo como sello de identidad hasta el final. En cambio otras series han logrado salir bien paradas de situaciones “sin salida”, aparentemente atrapadas en un callejón argumental y con miles de fans ojo avizor con centenares de teorias y aún así esperando que se les sorprenda. Stephen Moffat fue otro que se salió por la tangente, pero a lo grande, con Sherlock. Su protagonista moría al final de la segunda temporada y tenía que explicar que siguiese con vida en la siguiente temporada. Al final no despejó ninguna incógnita, aunque sí que les dedicó un magnífico guiño (o varios) a todos los fans que removieron sol y tierra para encontrar una solución lógica al entuerto que les planteó Moffat. Resultado: ninguna explicación, aunque todos contentos. Brillante.

Otras series buscan la sorpresa final, aún a riesgo a dejar descontentos a los fans, es el caso de Los Soprano, Battlestar Galáctica por mencionar algunas. Sus finales fueron polémicos, con sus defensores y sus detractores, aunque por lo general pillaron desprevenidos a todos. Y luego hay casos extremos como Los Serrano o Life on Mars, ejemplos de final sorpresa pasado de rosca que no gustaron a nadie. Dejaré para otro día una reseña sobre finales de series, porque el asunto tiene bastante chicha.

Cómo Conocí a Vuestra Madre (CCAVM) entra en el apartado de series que para bien o para mal se han mojado a la hora de contar un final sin evitar la responsabilidad de intentar darle un giro sorprendente a los espectadores, y creo que eso lo consiguieron.

(ECHA EL FRENO MADALENO!!! A PARTIR DE AQUÍ DESTRIPAMOS EL FINAL DE CÓMO CONOCÍ A VUESTRA MADRE)

-“Ya estoy a salvo de spoilers, podemos continuar”
– “Ehhh, claro…”

“It’s gonna be legen…wait for it…dary!”. Lo fue pero no de la manera que esperábamos la mayoría, pues el final deja un regusto bastante amargo, quizás porque estábamos esperando un “happy ending” de manual. Y no lo fue. Los fans más iracundos se dividen entre aquellos que no les gustó que muriese la madre de los hijos de Ted, y aquellos que después de 9 años y mil vueltas acabase todo como al principio, con Ted proponiendo a Robin para salir. Por un lado lo acabé dando por bueno, siendo un final más lógico de lo que parece tras todo lo sucedido a Ted, aunque entiendo las críticas recibidas, y en parte las comparto.

Empecemos por las cosas malas, y esto es la duración de la serie. Es evidente que esta serie nunca estuvo concebida para que durase tanto, tal vez la mitad, pero ni de lejos casi una década. Esto nos ha llevado a una excesivo alargamiento de tramas y subtramas que han llevado a la serie a cierta decadencia a partir de la cuarta temporada, salvada esporádicamente por algunos capítulos realmente brillantes (Naked Man, Bad News…). Al principio la relación con Robin era la típica de ida y vuelta, hasta que tras unos cuantos años parecía que lo había superado, lo cual dejó al personaje de Robin completamente cojo y estuvo una buena temporada sin aportar nada a la serie. Si hubiese desaparecido, nadie lo habría notado. Y de pronto, varias temporadas más tardes, volvemos a lo mismo. Empezaron a sacar a relucir los fantasmas del pasado ante la incredulidad del espectador, resucitando casi de la nada una relación que ya estaba muerta y enterrada. Para muchos nos supuso un acto de fe superior a nuestras fuerzas y nos costó demasiado asumir lo que nos estaba proponiendo la serie. Esa muerte y resurrección de la relación Ted-Robin ha supuesto un hándicap demasiado grande para poder asimilar el final. Tal vez de no haber (aparentemente) enterrado nunca esa relación, de no haber alargado tanto la serie como para tener que sacarse de la manga más tramas que desarrollar, el final habría sido más creíble.

El segundo punto polémico es el de “sacrificar” a la madre. A muchos les ha parecido incluso demasiado cruel para una serie cómica del calibre de CCAVM. No se entiende cómo han podido cargarse al gran amor de Ted, ¿por qué algo tan triste? Llegados a este punto es necesario asumir que la madre es el mcguffin más grande de la historia de la televisión, una mera excusa para contar la verdadera historia de amor de Ted, y no fue cómo conoció a la madre de sus hijos, sino cómo fue la relación con Robin, un relato que transcurre a lo largo de casi 25 años y que nos muestra quién fue, es y será el verdadero amor de Ted, y no es otro que la propia Robin. Contar a sus hijos cómo conoció a su madre no era más que el pretexto para relatar la verdadera historia de amor que se escondía tras toda esa cháchara que les ha estado contando a sus hijos y que a nosotros nos ha mantenido en vilo, ocupados en pensar cómo sería la madre, cómo se conocerían, etc. Años de esfuerzos en vano pues nos estábamos centrando en la persona equivocada, aunque no nos podemos culpar de hacerlo cuando la serie se titula Cómo conocí a vuestra MADRE.

¿Hasta qué punto podemos aceptar este final? Imagino que eso dependerá de la incredulidad de cada uno. Para unos resulta un final totalmente cogido con pinzas y tramposo con el espectador, para otros una bonita historia de amor que trasciende más allá del tiempo y las adversidades. Para mí es un buen final, pero que podría haber sido mucho mejor de no haber alargado tanto la serie. Demasiadas tramas añadidas, demasiadas historias que han eclipsado y entorpecido la verdadera historia que había de por medio (Ted-Robin), hasta el punto de hacerla desaparecer durante muchas temporadas. Por tanto el desarrollo ha sido demasiado irregular, y esto hace difícil creerte el final. Que conste que la idea de base me parece sensacional, pero la ejecución ha sido pobre.

Independiente de si el desarrollo de la trama ha sido bueno o malo, ¿es lógico que Ted acabe con Robin? Yo pienso que si. Es cierto que en su momento la relación parecía abocada al fracaso, y que varias veces lo intentaron pero la cosa no resultó. Recordemos que los principales motivos por los que Ted y Robin no acabaron juntos era porque tenían objetivos en la vida que los hacían incompatibles. El tiempo pasa, y tanto Ted como Robin lograron lo que buscaban en la vida: ella, viajar por el mundo, él, formar una familia. Una vez que ambos consiguen lo que buscaban, aquello que los alejaba el uno del otro, se dan cuenta de que ya no hay motivos para seguir alejados, pueden estar juntos, y esta vez quizás para siempre.

Han sido 9 años para una serie que siempre recordaremos, y aunque sin llegar al nivel de Friends, llegó a ser la sitcom de colegas de referencia. Siempre se la ha criticado por alargarse demasiado, porque muchas veces les ha faltado coherencia, porque el personaje de Ted era insufrible con su obsesión por encontrar el amor verdadero, porque iban a casar a Barney…(el mejor personaje con el mejor final de todos) y mil razones más. Aún así todos llegamos a cogerle cariño a esos personajes, a sus historias y a su peculiar sentido del humor. Ahora podremos contarles a nuestros hijos cómo conocimos a Ted y compañía, aunque esperemos que la historia no se les haga tan pesada como a ellos:

2 thoughts on “Cómo conocí su final

  1. Al fin he visto el polémico final y, aunque me fastidia sobremanera que la serie haya durado tanto, estoy de acuerdo contigo: es el final más lógico.

    Si no fuera por las excesivas tramas, la serie tiene el principio y el final que se merece.

    Si os soy sincero, no entiendo el enfado de los fans. Ni la decepción. Para mí por momentos ha estado claro que la serie iba sobre un divorcio. Pero eso también habría sido decepcionante, no?

  2. Que bien! gente que piensa normal y no dice chorradas!
    Yo el día que aparece Robin en la barra del bar con su jersey verde supe que ella sería la “madre”, no la que nos querían vender, pero si el amor verdadero. Se lo dije a mi chico en la tercera temporada, de hecho cuando se cargan a “la madre” me dio la misma penita que a todos, pero le solté a mi chico un sonoro “¿te lo dije o no?” jijiji.
    Creo que es un final digno, los finales son siempre difíciles de contentar a todos, pero como dice Aleksander, los fans a veces nos creamos unas expectativas y luego son esas las que nos hace llevarnos el chasco. Mejor no desesperar y esperar lo que otras cabecitas están preparando para nosotros. Jijiji.
    Me gustó mucho el artículo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *