La Chica que se Fue

Hace un par de décadas “Atracción fatal”, con Glenn Close y Michael Douglas, nos enseñaba lo mal que puede acabar una aventura amorosa. Sin entrar en demasiadas comparaciones, “Perdida” (“Gone Girl” en original) nos muestra la versión más amarga y retorcida de la condición humana cuando uno está bajo el influjo del amor, ese ¿estado mental?, a veces tan desadaptativo que se acerca peligrosamente al trastorno psicológico (qué poco romántico que soy). Ya lo decían los antiguos sabios: fina es la linea que separa el amor de la locura.

David Fincher es uno de directores más en forma del panorama actual, en su haber cuenta con obras de culto como “El Club de la Lucha” o “Seven”, entre otras. Pero desde “El Curioso Caso de Benjamin Button” su manera de hacer cine se ha depurado, abriéndose a nuevos estilos, no tan asfixiantes como sus primeras obras (todavía me cuesta creer que “La Red Social” sea suya), aunque con “Perdida” vuelve un poco a lo macabro, aunque sin perder este nuevo estilo que tan buenos resultados le está dando. El resultado es una sátira sobre las relaciones amorosas llevada hasta el paroxismo. Sí, me he reído con esta película, y no tendría que haberlo hecho. Si es así es gracias a la magia de Fincher, y un guión de lo más fresco y ágil, logrando que dos horas y media largas de película se pasen volando (con algún que otro altibajo de ritmo, eso si).

Es complicado analizar esta película sin destripar parte de la historia, así que si no habéis visto la peli y os interesa verla PARAD AHORA MISMO DE LEER!!!


“¿Qué Darth Vader es el padre de quién?!!! Y también va a resultar que Bruce Willis estaba muerto desde el principio…”

A mitad de película, cuando te desvelan el maléfico plan de Amy Dunn para destruir a su
marido, la sensación que recorría mi cuerpo no era de sorpresa, pues no me estaban desvelando nada que no sospechase desde el principio de la película; era algo a medio camino entre el miedo y el estupor, mezclado por el reconocimiento del soberano papelón que se estaba marcando Rosamund Pike, cuyo papel es carne de Oscar (que conste que yo lo dije antes que nadie, jeje). ¿Cómo puede una persona acabar así? ¿Qué le ha pasado a esa persona para actuar de esa manera? La respuesta es fácil, ella es una neurótica con tendencia a la conducta antisocial, y se ha juntado con un calzonazos incapaz de afrontar la realidad, más preocupado de caer bien a todo el mundo que en otra cosa.

Al principio todo es color de rosa, de hecho la película se regodea en todos los clichés habidos y por haber de película romántica para mostrarnos esa idílica relación que tenían al principio. No podía evitar percibir cierta retranca cuando veía esas escenas, cosa que se confirmaba más adelante cuando se descubre el pastel. Más tarde, cuando las cosas se tuercen, empieza a aflorar lo que realmente son, el tipo de persona que siempre habían sido, maquillado detrás de bonitas palabras y sexo desenfrenado. Cuando quitas estas dos cosas, quedan “desnudos”, y una vez despojados de esos elementos, lo que queda no es nada agradable. Tampoco es nada nuevo, es lo que le suele ocurrir a muchas parejas, pero estamos ante una película que trata este tema de una manera algo más…extrema.

Neil Patrick Harris imitando al Neng de Castelfa durante la lectura de guión.

Nick Dunn es un mentiroso patológico, miente a todo el mundo, incluso a sí mismo (las escenas con su hermana hacen hincapié en esta faceta suya). ¿Quién se preocuparía más de quedar bien que colaborar en la policía en la desaparición de tu esposa? ¿Quién soltaría el mejor discurso de amor/redención en televisión, no para recuperar a su esposa sino para quedar bien? Nick Dunn ha tenido la mala suerte de juntarse con Amy Dunn, una chica con trastorno límite de la personalidad: dependiente, manipuladora, iracunda, insegura, insatisfecha con su imagen….Estos son algunos de los elementos que caracterizan a Amy, que busca vivir en un cuento de hadas, al precio que sea.

Chico conoce a chica. Chica se enamora de chico. Chica y chico viven felices en su mundo perfecto. Chico pierde interés en chica. Chica ve que su mundo no era tan perfecto. Chico tiene una aventura con otra. Chica lo deja para volver con su ex por despecho. Chico se arrepiente y le dice cuatro cosas bonitas a chica. Chica se lo cree, vuelve con él y trata de recomponer un mundo perfecto que nunca lo fue. La historia mil y una veces contada, pero que aquí se lleva hasta el límite, de manera satírica. Una sátira que no ahorra dardos también para las manipulaciones de los medios de comunicación (homenaje a “El Gran Carnaval”, dirigida por Billy Wilder en 1951), y demás estamentos de la sociedad que opinan y toman parte en un asunto del que no saben nada.

La película, a pesar de su duración, tiene un desarrollo realmente bueno. No se me hizo pesada, excepto algunos momentos cuando ya se había revelado el plan de Amy, pero por lo demás la edición es brillante, y la banda sonora acompaña muy bien. Cómo ejemplo me quedo con la escena en la que Amy asesina a Desi, es simplemente memorable y pone los pelos de punta. Cierto es que tal vez se podría haber recortado un poquito, pues a veces se nota en exceso el material novelístico en el que se basa la película. Pero todo lo demás lo compensa, en particular ese final, dónde se ven condenados a vivir el uno con el otro. Tal vez estaban realmente a destinados a estar juntos, pero no de la manera que se habían imaginado.

– “Mira cari, somos como Yoko Ono y John Lennon en la portada de Rolling Stone.” – “Si claro, igualitos.”

“Perdida” es una profunda reflexión acerca de cómo somos, de hasta dónde somos capaces de llegar por amor, incluso si eso supone pasar por encima de la otra persona, obviarla, para que al final lo realmente importante no sea ser feliz junto con esa persona, sino estar feliz de que esa persona esté junto a nosotros, de la manera que haga falta. El resultado es un film macabro, pero con una mala leche de fondo tan sutil que a veces te ríes, y no sabes si tienes un problema contigo mismo o si es una reacción normal. Prefiero pensar lo segundo, más que nada para quedar bien.

One thought on “La Chica que se Fue

  1. Pingback: Primus Inter Pares | I’m no Superman

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *