Jugando con el cine español

No sé cómo va esto, aunque me puedo hacer una idea gracias a mi capacidad de observación y mi intuición femenina. Las productoras, vinculadas a los canales de televisión, aprovechan dichas plataformas para bombardearnos y promocionar sus propias producciones cinematográficas. Hasta aquí todo bien, no lo veo mal en absoluto, hay que promocionar nuestro cine. Ver la tele mientras dejo morir unas cuantas neuronas en el proceso y que de pronto se anuncie lo último de Santiago Segura en “nuestros mejores cines” no tiene precio. Me alegra el corazón que alguien me recuerde que ya llevamos 5 Torrentes. Gracias, de verdad.


“De nada, pisha!”

Lo que viene a continuación es un fenómeno que bien debería estudiarse desde todas las disciplinas respetables posibles, incluso desde la psicología. Todos los críticos de nuestro país entran en un estado de trance que los convierte en unos acólitos descerebrados sin dignidad que se dedican a alabar el pestiño de turno, probablemente porque la misma productora que ha invertido la pasta en dicho pestiño, también paga los sueldos de esta gente (eso me dice mi intuición femenina, tampoco me hagáis mucho caso). Es mucho el dinero que se ha invertido y se tiene que amortizar como sea, primero teniendo a la crítica especializada de tu parte, y luego camelándose a los académicos, que en el fondo es la parte más fácil de todo este proceso. Si en los Oscar los Weinstein son unos maestros para colar sus pelis en las listas de nominados, ¿pensabais que aquí seríamos menos? A diferencia de los americanos, nuestro defecto tal vez sea la falta de sutileza. La picaresca y la desvergüenza corre por nuestras patrias venas, de hecho yo admiro como El Niño ha llegado a acumular 16 nominaciones a los Goya. Si señor!! Alabado sea el Niño!! Nos la meten doblada y todavía nos regocijamos del éxito de esta cinta. Esto no podría haber sido posible sin las productoras y sus santos y peludos coj0%€$.


-“16 nominaciones! jurjurjur…”
-“No seáis cabrones, aguantaos la risa hasta el estreno por lo menos”

“Eres un exagerado”, diréis. “Seguro que la peli no es tan mala”, diréis. “Ostia tío, córtate un poco, ¿no? Que el director es mallorquín y triunfó con Celda 211”, apostillaréis. Realmente la peli en sí tiene un montón de defectos, aunque sólo los justos para que a los cinco minutos me pudiese olvidar de ella…de no ser por el bombo y platillo que se le ha dado. Me han robado mi derecho…NUESTRO derecho inalienable al olvido. Por menos se desató el Movimiento 15-M. Así no se puede vivir.

Se ha comparado esta película con films clásicos de William Friedkin (French Connection, El Exorcista), John Frankenheimer (Domingo Negro) o Don Siegel (Harry, El Sucio) e incluso comparándola con series de culto como “The Wire”. Imagino que a la entrada de los cines ahora reparten drogas porque si no no entiendo nada. No hace falta decir nada más.


“Yo también lo pensaba…las gambas no, la peli”

¿Qué pasa con El Niño? La película no empieza mal del todo, te mete con solvencia en un ambiente muy a lo “Corrupción en Miami”, pero trasladando la acción al Estrecho de Gibraltar, en plan western fronterizo. “Bien, no está mal lo que veo. Vamos!! Arriba el cine español!”, pensaba todo entusiasmado cada vez que veo una película española. De pronto entra en acción el protagonista, un niñato aburrido de la vida (lo dice él mismo, no me lo invento) que se dedica a cruzar el Estrecho porque él lo vale y (por aburrimiento) acaba montando un tinglado para pasar drogas a través de la frontera entre España y Marruecos. Entonces empiezas a conocer un poco al protagonista, y te das cuenta de que no empatizas nada con él, “el chaval tiene ojos bonitos, pero se le ve un rato inexpresivo…no pasa nada, seguro que la historia me va a sorprender. Vamooos, ese cine español tó bonito!!” Nada iba a sacarme de ese estado de éxtasis al ver a la futura triunfadora de los Goya. De golpe y porrazo te meten una historia romántica de por medio, llena de clichés y topicazos, que corta todo el desarrollo de la trama y que a la postre no aporta nada al film. “Pudiera ser que esta película no fuese tan buena como la pintan…nooo, no puede ser, es la heredera del mejor cine policíaco americano, el orgullo de cineastas como Friedkin o Siegel, la descubridora de un nuevo género, incluso las mayores obras maestras hacen concesiones. Arriba el pincho de tortilla!!! Viva el cine español!!” Mi entusiasmo por el cine patrio no conoce límites. Pero la cosa no mejoraba, si no todo lo contrario. Unos secundarios insípidos, desperdiciando completamente el talento de Luis Tósar (¿y ese peluquín?), Eduard Fernández o mi idolatrado Sergi López, así como un Ian McShane que ni siquiera tiene líneas de diálogo…¿cobró por hacer esto? Ni él se lo debía creer… En general una historia plagada de tópicos, una trama terriblemente mal desarrollada y incluso algunos toques castizos que complican tomarse en serio el film. En cuanto a la presunta espectacularidad del film, con asombrosas persecuciones lancha-helicóptero, pues creo que cualquier película medio decente de Alex de la Iglesia o Santiago Segura ya tiene escenas mucho más espectaculares. Nos han vendido la moto (acuática), el helicóptero y el portaaviones entero… no, en serio, no puedo dejar de imaginarme a Ian McShane contando a sus pasmados colegas cómo cobró por hacer este papel mientras se enciende el puro con un billete de 500 euros.


-“¿Where are my script lines?
-“Don´t pongas nervioso, Ian. Your carisma is very grande. No necesitas more.
-“¿What?…”

Está bien que le demos un empujón al cine español, potenciarlo para que pueda subsistir y no quede a la sombra perpetua de Hollywood. Pero lo que no puede ser es que se endiose de esta manera films mediocres, tanto por parte de crítica como a nivel académico (16 nominaciones a los Goya, que nos las quitan de las manos, oiga!), no creo que haga bien a nuestro cine, ya de por sí estigmatizado. Si además redundamos en nuestro chovinismo y somos incapaces de reconocer la actual situación y mejorarla, mal vamos.


“-Si, hola, ¿hablo con la academia? Póngame 16 nominaciones. ¿Yo?, no, yo creo que paso, que este año estoy generoso”

One thought on “Jugando con el cine español

  1. SIMPLEMENTE BRILLANTE Alek… no he visto la película, y leída tu crítica no creo que vaya a verla jamás… o quizás en unos años si haciendo zaping me la encuentro en La1 por aquello de “partirme el culo” de risa recordando este artículo :-p

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *