Inside Out my Mind

CONTIENE SPOILERS!!

Éste es el año del cambio, ¿lo habéis notado? La Fuerza se está despertando, tenemos cambio político en el país, y por supuesto, Pixar ha vuelto. Oleadas de críticas, reseñas y opiniones celebrando el regreso del estudio que durante muchos años nos hizo disfrutar como niños. Tras bajar el listón varios años (Cars 2, Brave y Monstruos University no son brillantes precisamente), vuelven con fuerza (nunca mejor dicho) gracias a “Inside Out”, aquí en España traducida como “Del Revés”.

Han sido muchas las críticas que la encumbran como obra maestra, afirmando, quizás en un exceso de entusiasmo, que es lo mejor que ha hecho Pixar hasta ahora. Por otro lado infinidad de análisis desde un punto de vista psicológico, analizando cómo la peli nos muestra el funcionamiento del cerebro de la protagonista, y resaltando la importancia de aceptar nuestras emociones y saber utilizarlas para manejar nuestras vidas. En ese sentido os recomiendo encarecidamente leeros el post escrito por mi amigo Albert Flexas. Da gusto cuando una película trasciende más allá del terreno cinematográfico de esta manera. Llegados a este punto se ha dicho casi todo de “Inside Out”, por tanto, ¿qué queda por decir a estas alturas?

¿Y qué hay de nuestras emociones? Mucho se ha hablado de las emociones de Riley, la niña protagonista, cómo son, el papel que juegan en la historia, etc. Sin embargo, yo tengo otra cosa en mente (nunca mejor dicho -bis-), me imaginaba cómo sería el interior de mi cabeza, con todas mis emociones interpretadas como en la película. ¿Por quién estarían comandadas?, tal vez por Miedo, aunque lo más seguro es que durante la película el protagonismo lo tendrían Alegría y Tristeza. La cosa sería así:

ALEGRIA: Ooohhh, me está encantando esta película, tiene una gran historia, buenos personajes… Mira!! otra vez la canción pegadiza, “Triple dental, nanana!” Jajaja!!

TRISTEZA: ¿Sabes? han sido muchos años de decepciones y frustraciones una detrás de otra, ya había abandonado toda esperanza de que…

ALEGRIA: Shhht!! Para ya!! ¿No puedes estar alegre por un momento? Hay que ser positivos, lo importante es que Pixar ha vuelto y nos los estamos pasando en grande.

TRISTEZA: (con tono de sarcasmo) Si, nos lo estamos pasando en grande.

MIEDO: ¿Y si alguien muere? ¿Os acordáis del final de Toy Story 3? Estaba seguro que todos iban a morir. Qué mal rato.

ALEGRIA: Tranquiiiilo, nadie va a morir.

MIEDO:¿Y el principio de Buscando a Nemo? Estaba todo muy oscuro, y de repente, PUM!, mataban a la madre y a todos los hermanos de Nemo. Un genocidio de peces payaso!! No quiero volver a ver esa escena!!

ALEGRIA: Veeenga, esta película está siendo muy divertida, es un no parar de reír.

TRISTEZA: Por cierto, ¿dónde están Ira y Asco?

MIEDO: Creo que se están enrollando otra vez a escondidas. Están todo el día dándose el lote como conejos. Vaya dos que se han juntado.

ALEGRIA: Shhtt!! Quiero escuchar la peli.

 

Querría hacer una mención especial al trabajo de mi admirado Michael Giachinno (¿no os lo esperabais, eh?), y es que vuelve a estar de 10. Cimentándose en un par de notas de piano construye toda una banda sonora que te cala hondo, como abarcando todo el espectro de emociones. Espectacular.

(Un rato después)

ALEGRIA: Ufff!!, qué película más buena, la he disfrutado un mogollón.

MIEDO: Estaba claro que Bing Bong iba a morir, no se ponía el cinturón de seguridad cuando se subía al carricoche ese.

TRISTEZA: Si, ha estado muy bien, pero seguro que la próxima película de Pixar volverá a ser un truño. Lo bueno nunca dura.

ALEGRIA: Siempre tan optimista, Tristeza.

TRISTEZA: ¿Sabéis cuántos años hemos tenido que esperar para algo así? Años de nuestra vida, años pensando que volverían y no era así.

ALEGRIA: Pero han vuelto, cómo en los viejos tiempos.

TRISTEZA: ¿Cómo en los viejos tiempos? No quiero viejos tiempos. No quiero esto.

ALEGRIA: Tristeza, deberías estar contenta, acabamos de ver una película genial de Pixar. No entiendo porque te portas así.

TRISTEZA: Porque no quiero perder este momento!! No quiero esperar otra vez hasta dios sabe cuando para poder disfrutar de un momento así.

ALEGRIA: Todo irá bien, ya lo verás.

TRISTEZA: ¿Te acuerdas cuando cada año Pixar sacaba una obra maestra? Te acuerdas de Los Increíbles, Ratatouille, Wall-E, Up?

ALEGRIA: Claro que me acuerdo! Nos lo pasamos genial! Brad Bird y sus superhéroes, y luego va y se saca una historia de una rata que quiere cocinar! Era algo brillante e innovador. Y luego la historia de amor de dos robots y la de un anciano en busca de sus sueños…fue algo…conmovedor.

TRISTEZA: ¿Y te acuerdas de lo que vino despues? Brave, Cars 2, Monstruos University…¿Dónde estaba la originalidad, la brillantez, la innovación?

ALEGRIA: No estaban tan mal, se podían ver.

TRISTEZA: ¿Dónde estaban las emociones? Yo no sentí…nada.

ALEGRIA: (una ola de seriedad invade su rostro) Yo…lo había olvidado.

TRISTEZA: No quiero volver a pasar por algo así. Echaba tanto de menos los viejos tiempos que no lo podía soportar.

ALEGRIA: No sabía que te sentías así.

TRISTEZA: Me sentía sola, sentía que era la única que había perdido algo especial. Y ahora que Pixar ha vuelto, no quiero perderlo.

ALEGRIA: (abrazándose entre lágrimas a Tristeza) Yo tampoco quiero perderlo. Me alegro que estés conmigo. Todo irá bien.

TRISTEZA: (sonriendo a Alegria) Seguro que si.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *