I’m no Superman

“Era una noche triste, las estrellas se ocultaban sobre un manto de nubes que auguraban la peor de las tormentas. En mi solitaria caminata nocturna no dejaba de darle vueltas a lo que acababa de presenciar, una lucha entre la razón y mi corazón en busca de un sentido a todo, ¿genialidad o estupidez? Esa película me estaba volviendo loco, aunque en el fondo yo sabia que…Pasos!!, alguien me seguía. Me di la vuelta y allí estaba.

Un tipo que vestía con unos vaqueros, una gabardina harapienta y su mirada, totalmente fuera de sí, dirigida hacia mi, como un rayo que me intentara atravesar. Se me acercaba inexorablemente y no recuerdo exactamente lo primero que percibí, si su hedor a alcohol o el cuchillo que llevaba en la mano derecha. Ambos hicieron que me empezara a marear, todo empezaba a dar vueltas. “Dame todo lo que tengas” es todo lo que salio de su podrida boca. Es increíble cómo unas simples palabras pueden hacerte tambalear, los sudores fríos, esa bola de puro horror que va desde tu garganta cayendo hasta el estómago, mientras solo tienes ojos para ese cuchillo, el cual no puedes dejar de imaginártelo teñido de rojo mientras atraviesa mi cuerpo una y otra vez…No salí corriendo, me quedé plantado allí no por valentía, si no porque me quedé paralizado de puro terror. No tengo ningún ápice de superhéroe, por no tener no tengo ni instinto de conservación.

Un trueno restalló en el cielo, y como si de un pistoletazo de salida se tratase, dio paso a una intensa lluvia. Sentía vagamente cómo empezaba a empaparme, pero esa era la menor de mis preocupaciones, mis sentidos estaban centrados en otra cosa. Ese tipo se estaba acercando y ya lo tenía pegado a mí, notaba la punta del cuchillo en el estómago, clavada como lo estaba su mirada en mí, un simple gesto y lo hundiría en mis entrañas. En ese momento una suerte de trance hizo que me quedara literalmente en blanco, como si mi mente hubiese escapado de ahí y hubiese abandonado mi cuerpo a su suerte, todo lo que quedaba de mí era la emoción más primaria de todas, aquella con la que crecí de niño: el miedo. Empecé a llorar, a suplicar que no me matara, pero su sonrisa delataba sus verdaderas intenciones; no iba a salir con vida de allí. Y en ese momento, como si hubiese regresado a mi infancia, pronuncié las únicas palabras que de pequeño me daban consuelo cuando estaba solo y aterrado, incluso aunque supiese que no servía de nada. No pensé en lo estúpido que podía sonar o que fuese a servir para nada, pero igual que cuando tenía ocho años, sabía que me iba a sentir un poco mejor y eso era lo importante, y lo dije: “mamá, tengo miedo”. Y esas palabras fueron escuchadas por la persona que menos esperaba. De pronto algo cambió en ese tipo, atracador y asesino de cobardes. Dejó caer el cuchillo al suelo y su rostro ya no era el mismo, su mirada ya no estaba inyectada con ira homicida, había…compasión. Las lágrimas empezaron a brotar y deslizarse por sus mejillas, confundiéndose con las gotas de lluvia que golpeaban su rostro, y con la voz rota me dijo: “Tu…tu también tienes madre”. Ante tamaña revelación los dos empezamos a llorar de alegría, y nos fundimos en un abrazo con fuerza, como si no hubiera un mañana. Ese abrazo era el símbolo de que al fin y al cabo todos somos humanos así como una promesa de amistad eterna, pues el atracador/asesino de cobardes y yo mantenemos el contacto, nos hablamos por watsapp, quedamos para ir de copas, vamos a clases de cocina juntos y….”¿Qué pasa?, ¿no le veis la lógica a la historia?, ¿confundidos con la resolución del conflicto? Pues ya sabéis cómo me siento después de ver Batman vs Superman.


Vaya por delante que no soy muy fan de DC, así que durante la película se me escaparon multitud de referencias y guiños varios, sin embargo creo que los fallos de la película van más allá de mi propia ignorancia (tengo tanta que la voy regalando a los demás), el propio film lo puso todo de su parte para que a mí se me quedara cara de tonto en muchos momentos. Una pena, porque hay cosas buenas, incluso excelentes, pero hay demasiadas cosas que se han hecho mal, y al final resulta ser una losa demasiado pesada.

Superman vs Batman

¿Cual ha sido el resultado del combate? Sin duda victoria aplastante por KO del Hombre Murciélago, en la que Ben Affleck ha sorprendido a casi todos con una buena interpretación, cercana al Batman de Frank Miller (El Regreso del Caballero Oscuro), un héroe en su ocaso, de vuelta de todo y cuyos límites morales son difusos. Aprovecharé para echarme flores a mi mismo y diré que Affleck desde el principio no me parecía una mala opción y creía que iba a ser un buen Batman, especialmente después de su infravalorado papel en Perdida (Gone Girl), y así ha sido. De hecho espero con ganas su película en solitario, de la cual casi con total seguridad se encargará el propio Affleck, al que dirigir se le da mucho mejor que actuar, así que la cosa irá sobre ruedas. Sin embargo eso no ha evitado que participe en una de las peores escenas que he visto en el cine en mucho tiempo. Ya llegaremos a eso…


“It’s guy love, between two guys”

En cuanto a Superman, me sabe mal pero no conecto con este superhéroe. Lo más curioso es que le han dado un enfoque de lo más interesante, muy humano, con muchas dudas y atormentado por su pasado, y a la vez divino, casi como si su presencia significase el segundo advenimiento de Cristo, y aún así…no me gusta. Por un lado el personaje está mal construido, tiene la personalidad de un florero, y es que es prisionero del tono serio y épico de la película. Ojo, no tengo nada en contra de este tipo de enfoque, todo lo contrario, me gusta; Daredevil también se toma muy en serio a sí misma y es una serie excelente. En cambio aquí tenemos un problema, y es que los los personajes, especialmente Superman, están más preocupados de hacer cosas tan épicas o tan trascendentes que se olvidan de transmitir la esencia misma de los personajes, queda todo muy forzado. Es cierto que las grandes acciones determinan al héroe, pero también las cosas pequeñas le definen, Superman es un tipo que debería transmitir optimismo y esperanza, o luchar para que así sea. Os parecerá una chorrada, pero ver a Superman ayudando a algún niño a bajar un gato de un árbol, o evitar que a alguien le caiga una maceta de algún piso o cualquier tontería de este tipo, en resumidas cuentas, ayudar a la gente de a pie con problemas más cotidianos me transmitiría mucho más que no verle enfrascado con enfrentamientos épicos con Doomsday, Batman, Luthor y demás villanos psicóticos de turno. Veo a Superman en pantalla, de todo lo que es capaz, pero no veo ese espíritu que debería guiar a la humanidad, y eso empieza con poder identificarnos con él, pero en mi caso no es así.

Wonderwoman vs Lois Lane

Otro combate desigual decantado para nuestra mujer amazona, que sale poco, sin embargo en pequeñas dosis logra robar la pantalla. Buena actuación de Gal Gadot, que le da mucha presencia a este personaje misterioso que se revela como una sorpresa. El único pero es que sus motivaciones al final no me quedan del todo claras, cómo se involucra en el combate final, etc. En cuanto a Lois Lane…bueno, pues pasaba por allí. Una pena porque el personaje tiene al principio una buena escena, junto con Superman en el cuarto de baño (jijiji). Me sorprendió porque aquí simplemente te muestran la relación Lois-Clark con naturalidad, como si fuese una relación de pareja normal y corriente, acabando incluso con el típico momento de meterte en la bañera vestido con tu pareja, sin diálogos grandilocuentes ni solemnes, solo una escena cotidiana desenfadada, y quedaba genial, pensé que la película al final me sorprendería…pero no. A partir de entonces Lois Lane se dedica a…la verdad es que ni lo recuerdo, sé que al final hacía algo absurdo con la lanza esa de kriptonita que…ups!, ya estoy hablando demasiado, lo dejo para la sección con spoilers.

Lex Luthor vs Joker

Ya lo sé, ya lo sé, el Joker no hace acto de presencia (al menos no directamente), ¿pero me lo parece a mi o este Lex Luthor interpretado por Jesse Eisenberg tiene rasgos “jokerianos”? Recuerdo a este personaje como la gran mente criminal de su siglo, excéntrico, megalomaníaco, pero muy calculador y siempre con las ideas muy claras. En cambio nos presentan en esta ocasión un Luthor completamente psicótico, con idas de olla importante y cuyos planes parecen irse desarrollando sobre la marcha. Lo que hace en el último acto, creando a cierto personaje, se me hace difícil de aceptar al no tener mucho sentido. Como villano en sí me gusta, Eisenberg lo da todo y hace una gran interpretación, de hecho tiene grandes escenas, de esas que ponen los pelos de punta, dónde entiendes la escala de maldad que hay detrás de este tarado, y paradójicamente ése es un poco el problema que tengo, el Lex Luthor que conozco no era tan arbitrario, tan anárquico, era mucho más planificador, y aunque durante dos tercios de película vemos cómo se va desarrollando su plan, en el tercer acto la cosa se desmadra y no me queda claro de dónde se saca las “cosas” que hace ni porqué las hace. Es todo muy confuso.

Hans Zimmer vs Junkie XL

Sin duda el mejor “enfrentamiento” de todos, y en el que ambos salen victoriosos. En El Hombre de Acero Hans Zimmer lo bordó, tarea nada fácil ya que tenía que hacer olvidar a John Williams, por tanto era lógico que repitiese participación. En esta ocasión comparte batuta con Junkie XL, que ya sorprendió por su poderosa banda sonora en Mad Max, y que le insufla al film de un sonido enérgico y potente que le viene realmente bien. La que sale mejor parada es Wonderwoman, que tiene su propio tema y es una pasada.

Zack Snyder vs Zack Snyder

El combate más esperado y el más confuso de todos, agarraos bien que ahora viene lo bueno. En los últimos años hay una frase que resume el sentir y las opiniones de la gente hacia Zack Snyder: o lo amas o lo odias, aunque yo matizaría más bien que los frikis lo adoran (yo mismo lo alabo por ese peliculón que es Watchmen) y los críticos le detestan; los números están ahí: Batman vs Superman tiene en Rotten un mísero 29% de críticas positivas, pero con un 74% de aprobación del público, y una recaudación mundial camino de los 500 millones de dólares en apenas una semana, todo un bombazo. El porqué de esta situación no la entiendo, para mi es todo un misterio, si bien es cierto que hay directores que nunca han contado con el beneplácito de la crítica, como M. Night Shyamalan o Michael Bay, cuyas pelis son linchadas sistemáticamente, aunque en estos casos hay que decir que se lo han ganado a pulso. Snyder es un director que viene del videoclip, así que su gran fuerte es la imaginería visual, cuya virtud explotó en 300 y nos dejó a todos boquiabiertos. Especialista de la adaptación, se doctoró con la considerada mejor novela gráfica de todos los tiempos, Watchmen, y más tarde dirigió su primera película no basada en ningún cómic o universo zombi (Amanecer de los Muertos), SuckerPunch, esa rareza que la primera vez que la vi me pareció infumable, pero cuando la vi por segunda vez la valoré mucho mejor, considerándola una obra de arte incomprendida. Estaba preparado para su gran éxito, aquel que le convertiría en el nuevo ídolo friki adorado por todo el mundo, junto a los idolatrados J.J. Abrams, Joss Wheedon, etc. Pero algo no acabó de salir bien.


Ben Affleck al enterarse de las críticas negativas que recibe la película

Ya sea por la influencia de Nolan (productor) o por la propia DC, le han conferido a los films un tono solemne y épico, tomándose a sí mismos muy en serio, al contrario de su competidora Marvel, cuyos films son más desenfadados. Muchos han criticado tanta pomposidad, aunque a mi no me desagrada, todo lo contrario, aprecio que haya variedad en este género en auge que es el de superhéroes. Zack Snyder encajaba a la perfección con este estilo que DC quería dar a su universo cinematográfico, cuyos films son sórdidos, violentos y dotados de cierta profundidad. Con Superman en sus manos, ha optado por explorar la vertiente más mesiánica del personaje, las repercusiones que tiene en la humanidad la existencia de un ser todopoderoso como él, ¿lo adorarán, lo temerán o lo odiarán?, ¿será considerado un dios o un demonio?, ¿cómo controlar algo así?, etc. Son temas realmente interesantes, pero que son devorados por la vorágine visual propuesta por Snyder, y para mi aquí radica el gran problema: la falta de consistencia narrativa del filme. Se tratan temas interesantes, los personajes son buenos y de hecho hay alguna escena memorable, pero no existe un desarrollo fluido de la trama, siendo excesivamente intrincado y provocando una sensación de incoherencia llegados a los momentos clave, y ahí se resiente el film entero. A partir de aquí SPOILERS!!

Llegamos a la escena que todos estábamos esperando, hora y media de película para llegar a este momento, el combate entre Batman y Superman, y cómo era de esperar, el hombre murciélago le da una buena tunda al hombre de acero (¿alguien dudaba que acabase de otra forma?), y justo en el momento en el que Batman va a rematar a Superman, éste le dice “salva a Martha”, en refencia a su madre (será que en Kansas todo el mundo se refiere a sus madres por el nombre, lo típico vaya) secuestrada por Luthor , y Batman, cuyo enemigo lleva odiando desde que conoce su existencia, al que le responsabiliza de todos sus males, al escuchar el nombre de su propia madre, ya que por casualidades de la vida las madres de ambos se llaman igual, pasa a ser al instante su compi yogui e incluso se ofrece a salvar personalmente a su madre, porque eso es lo que hacen los compi yoguis, lo dan todo por el otro. Es absolutamente ridículo. O sea, que Batman humaniza a Superman y deja de verlo como una amenaza alienígena por tener madre, y encima llamarse igual. ¿En serio? Quiero pensar que lo que sucede realmente es que en ese momento Batman se ve a sí mismo convertido en el mismo tipo de persona que asesinó a sus padres, lo cual le lleva a tratar de redimirse ayudando en todo lo que pueda a Superman. Fijaos en que es un punto de inflexión de lo más interesante, pero que por culpa de un mal desarrollo esta escena queda muy perjudicada, siendo confusa y perdiendo toda su esencia y significado, además al ser una de las escenas cumbres, toda la película se ve afectada. Lo que viene luego ya es un despiporre: la aparición de Doomsday, cuya creación por parte de Luthor sigo sin entender del todo, además de Lois Lane dando tumbos con la lanza de kriptonita (muy forzado tirarla al agua para luego ir a buscarla de nuevo…) y Batman huyendo cual Correcaminos hacia Gotham (parece que está cerquita de Metrópolis, como ir hasta Marratxí desde Palma) ante un villano que si lo agarra le parte en dos, menos mal que Wonderwoman pasaba por allí y les echa un cable. Todo culminando con la muerte de Superman, lo cual hubiese salvado un poco la cosa de no ser porque se cargan la incertidumbre dejando claro que sigue vivo al final de todo.

Batman vs Superman se me hizo más entretenida de lo que fue El Hombre de Acero, sin embargo, aunque corrige algunos errores de su predecesora sigue con algunos defectos que la perjudican seriamente, como son un desarrollo confuso de la trama o demasiadas escenas y/o acciones de algunos personajes sin ningún sentido, todo esto se hace patente especialmente durante el desenlace, aunque espectacular, la coherencia brilla por su ausencia. Encuentro también que la película está demasiada ligada a los guiños al universo DC, si no conoces mucho este universo, es fácil no entender muchas cosas y perderse, como esa escena onírica futurista de Injustice o esa visita de Flash a Bruce, de las que no entendí nada cuando las vi, y eso no ayudó para nada con aclararme con la trama. Todo por tratar de crear en una película todo el trasfondo para La Liga de la Justicia, algo que Marvel para Los Vengadores le llevó muchos años y películas. Las prisas le está pasando factura a DC. Por tanto estamos ante una película que apunta demasiado alto y no logra cumplir sus propias expectativas. Se pierde en sus propios aires de grandeza cuando realmente está más centrada en introducir personajes, guiños e historias paralelas que en dar solidez a la trama principal. Siendo honestos, el viaje se me ha hecho entretenido, lo he disfrutado a ratos, pero he llegado al final confuso y aturdido con tanto sinsentido. No soy ningún superhéroe.

4 thoughts on “I’m no Superman

  1. Magnífico artículo, como siempre, he disfrutado de leerlo… Yo para variar no se ni cuando podré verla, pues todavía ni he visto “El Hombre de Acero”, y de hecho tengo ‘otras delante ;-p, pero bueno… Un placer leerte :-).

  2. Exacto, Aleksander. Suscribo todas tus palabras, aunque he oído decir que este Lex Luthor no es el que conocemos porque es su hijo. De hecho él mismo en la película hace referencia a su padre.

    Y muy bonita la historia del atracador. XD

  3. Mis más sinceras felicitaciones por esté completo análisis, solo te ha quedado en el tintero lo ridícula que es la escena de Bruce Wayne robando los archivos secretos, la innecesaria escena de acción del ‘Batman soviético'(si, esa que nos molestan resultado ser un sueño) y que finalmente el robo de la kriptonita lo resuelvan con una elipsis. Pero sobre todo me ha encantado el relato con el que has iniciado está crítica… enhorabuena, se nota que sabes escribir ^^

  4. Gracias a todos por los comentarios ^_^

    Interesante punto de vista, Gaal, que sea hijo de Luthor puede ser un punto de vista con mucho potencial, veremos como desarrollan al personaje, que puede dar mucho de si. A partir de ahora le llamaré Junior.

    De acuerdo con tu lista de escenas ridículas, Uan, si no lo he mencionado ha sido más que nada para no alargar demasiado la reseña (y aún así xD).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *